Con altura: masajes y clases de coctelería en el nuevo jet de Four Seasons

En el sector turístico, el mercado de lujo supone hoy uno de los mayores retos para las marcas a nivel global, que se ven obligadas a estudiar, analizar y crear productos cada vez más singulares para un tipo de perfil de viajero que lo quiere todo y que lo tiene todo. O casi. Y aunque el modelo tradicional del viajero de lujo hoy haya virado de la opulencia a la experiencia, el concepto aún puede interpretarse de muchos modos.

En el caso de Four Seasons hay que reconocer que el nivel ya estaba bastante alto y, posicionados en la cima del segmento de lujo, fueron los pioneros en darle una vuelta de tuerca a esto que llamamos exclusividad: la compañía lanzó en 2015 el primer jet privado totalmente personalizado con la marca de la hotelera que servía (y sirve), para transportar a sus privilegiados huéspedes hasta las propiedades que Four Seasons tenía por el mundo (amén de necesidades más personalizadas, como tours, etc).

Four Seasons

Así es el nuevo Airbus de lujo de la compañía© Four Seasons

Pero estamos en 2019 y en 4 años han pasado muchas cosas. Y evolucionado hacia otras. Gracias al Barómetro Turístico que acaba de publicar la consultora española Braintrust, sabemos que “el mercado de lujo es uno de los más codiciados por las empresas, tanto por su capacidad de compra como por su potencial para generar y anticipar distintas tendencias”, según apostilla Ángel García Butragueño, codirector del barómetro.

Four Seasons

¿Y ENTONCES, QUÉ HAY DE NUEVO?

“Al diseñar el nuevo Four Seasons Private Jet, nos inspiramos en aquelglamour y elegancia que implicaban los viajes aéreos de otras épocas, en los que cada vuelo era en realidad una ocasión muy especial”, señala Dana Kalczak, Vicepresidente de Diseño en Four Seasons.

Tal vez por eso ahora sabemos que el producto estrella del Four Seasons Jet 2.0. no iba a ser una televisión en el asiento con 200 películas para entretenerse, claro que no.

Four Seasons

El salón de la parte trasera del avión, perfecto para estirar las piernas, tomar una copa…© Four Seasons

La novedad principal de este A321 es un nuevo y espacioso salón en la parte trasera del avión, que cuenta con hasta una barra de bar. O lo que es lo mismo, el centro social del jet, un lugar donde los viajeros pueden reunirse para charlar sobre sus experiencias o unirse a los diversos talleres y charlas que se llevarán a cabo mientras viajan de un destino a otro.

Porque esto no va solo de volar, por si aún quedaba alguna duda. La compañía aún no ha fijado el programa de actividades, cursos, charlas, etc., que se impartirán a bordo, pero la agenda podría incluir tutoriales de coctelería con un experto camarero de Four Seasons, talleres de cocina e, incluso, tratamientos de spa a bordo.

Este multidisciplinar espacio también incorporará una estación de comida y bebida tipo bufet para cuando no se estén llevando a cabo otra serie de actividades. Así que si alguien tiene hambre, o sed, más allá de las comidas programadas servidas en el asiento, siempre quedará el centro social. “Con una atención muy especial en la comodidad y la funcionalidad, nuestro enfoque busca promover la interacción espontánea y natural entre los pasajeros que comparten esta experiencia a bordo, reforzando el poder de la conexión como parte fundamental del viajar”, matiza Kalczak.

Y sí, puede que el nuevo jet de la compañía no suponga una revolución mayor que la que consiguió en 2015, pero sí mucho más perfeccionada y más exclusiva.

El baño del jet privado de Four Seasons

El baño del jet privado de Four Seasons© Four Seasons

Cabe recordar que la cadena sigue siendo el único grupo importante de hoteles de lujo con su propio jet privado de marca continuamente disponible para ambiciosos tours alrededor del mundo.

MONEY, MONEY, MONEY…

Sabemos que hay entornos en los que hablar de dinero puede resultar una banalidad, pero la curiosidad nos atrae de manera irremediable. Four Seasons ya ha anunciado los itinerarios actualmente disponibles para reservar, que incluyen un tour de 24 días que partirá en junio de 2021, viajando desde Seattle a Kioto y Bali.


También suenan nombres en ruta como Seychelles, Ruanda, Bogotá o las Galápagos. El precio por persona es de unos 140.000 €.

Según el Barómetro Turístico, en términos globales, los viajeros denominados como luxury (cuya renta anual supera los 100.000€) destinarán de media unos 3.124 € a cada uno de sus viajes.

En el caso de Four Seasons, los 48 privilegiados pasajeros de cada tour destinarán unos 6.000 € de presupuesto al día. (Trá, trá).

Es un hecho que este tipo de viajero busca una experiencia de cliente completa, única y diferencial, así que ofrecérsela con éxito es el reto de las empresas turísticas, algo que Four Seasons ya ha dejado muy claro. Cueste lo que cueste.

Interior de Four Seasons Jet 2.0.

Interior de Four Seasons Jet 2.0.